Dar clases de música en la escuela primaria

Después de 20 años de experiencia

Empecé dando clases en preescolar y todo lo fui aprendiendo sobre la marcha. Afortunadamente, tuve una muy paciente directora, una verdadera maestra. Ella básicamente planeaba mis clases y muy pronto me soltó de la mano para hacer los festivales, clases completas, etc. Tuve una gran fortuna en tener a Miss Maguie como mi primer directora, además de mis compañeras que me ayudaron muchísimo en estos primeros pasos.

Mi paso por ese preescolar no pasó desapercibido y llegué pronto a dar clases para la escuela primaria también. Me tenía que mover de un plantel a otro que estaba. a una larga cuadra de distancia, pero al menos sólo lo hacía una vez al día. Me gustaba terminar mis clases en preescolar y a veces en el camino se me ocurrían canciones para trabajar con mis niños.

Cuando me entrevistaron para dar clases en primaria lo primero que pregunté fue si necesitaban una clase de educación musical o una clase de cantos. Fue bastante agresivo mi tono, lo bueno fue que ya me conocían, así que no lo tomaron a mal y me dijeron sin ningún tapujo: «Queremos que los niños aprendan música, pero también que puedan presentarse en sus asambleas, conciertos, etc.» Esto me sirvió a mi para definir el camino de mi clase. Si bien estaba ahí porque había hecho un buen trabajo en preescolar, lo importante a recordar es que los mas importantes en la clase (en cada clase diferente) son los alumnos. Los alumnos no llegan a tu clase y se olvidan del mundo exterior. Ellos traen el mundo exterior a tu clase, así que debes estar con ellos y para ellos.

Esta entrada del blog viene de una pregunta que me hicieron y me dejó reflexionando buen rato

Si quiero ser maestro de música para dar clases en una primaria ¿Qué necesito?

Respeto

Lo mas importante es el profundo respeto que debes tener por los alumnos en cada una de las acciones que tengas. Cuando eres firme con ellos, cuando los quieres consentir, cuando te matan de ternura y cuando te vuelven loco. Lo mas importante, por sobre todas las cosas es que recuerdes el respeto que debes tener por tus alumnos. Es muy fácil decirlo, pero profesarlo requiere de disciplina, inteligencia emocional y desapego de ideas dogmáticas. Para identificar si estás actuando desde el respeto piensa en estas tres formas: Respetar a la niñez como etapa de vida, respetarlos como seres humanos y respetarlos como individuos.

Respeto del individuo

Sé objetivo en tus observaciones, no emitas un juicio. Lo importante de lo que haga el alumno es que cumpla con los requisitos planteados por la actividad y el ethos de la clase. No importa si te gusta a ti o no. La percepción estética se debe formar, pero no deben copiar la nuestra.

Dignifica su trabajo y esfuerzo, no les humilles. Desde una risa burlona que quiere enmascarar un «eso es incorrecto» hasta regañarlos de una forma desproporcionada. Ten cuidado con tus palabras y acciones. Estás hablándole a individuos altamente sensibles. Reconoce que frente a ti tienes a una niña o niño que tiene una fracción de tu experiencia de vida y lo que está haciendo es experimentar y aprender. Dicho esto, establece acuerdos esenciales para la clase un código de conducta y apégate a él. Este debe ser congruente y en linea con el código que sigan en su salón regular de clases.

Respeto como humanos

Como grupo humano, el grupo que está frente a ti tiene necesidades sociales: Hablar, jugar, moverse, cometer errores, etc. También sienten satisfacción con ciertas acciones, frustraciones con otras (ya sean realizadas por ellos o nos). Piensa que tu tienes una planeación de tu clase, pero el momento del día, del año, hasta el clima va a influir en que puedas realizar esa planeación o que debas cambiarla porque tu grupo tenía otros intereses (muchas veces inconscientemente, no te dicen «queremos hacer otra cosa» simplemente no hacen lo que tu pensaste en hacer y está bien.)

Respeta la etapa de vida que es la niñez

En edades diferentes las niñas y niños van desarrollando diferentes habilidades, así como su capacidad de comprender el mundo que les rodea. No pienses que por ser jóvenes entenderán las cosas en menor medida. No seas condescendiente con tus alumnos. Lo que les falta la mayor parte del tiempo, es la forma de poder articular lo que ya han comprendido, por eso en la rítmica Dalcroze les damos las herramientas para hacer primero y después analizar. Muy seguido encuentro actividades en mis clases que podrían servir como lecciones de vida, si tan solo pudiera encontrar las palabras adecuadas para explicarlas. Y ahí es cuando mis alumnos me ayudan a encontrar las palabras y frases adecuadas y me han dejado grandes consejos.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close