Cómo me preparo para dar una clase

La clase más corta que doy es de 30 minutos y es para alumnos de piano menores de 8 años, porque honestamente pienso que más tiempo de eso se vuelve aburrido para el niño y me transformo en una “guardería glorificada”. Sin embargo, me da tiempo para bromear con mi alumno, jugar, hacer preguntas irrelevantes, etc. Y esto me permite conectar con mi alumno de una forma mas íntima y eso lleva a un aprendizaje mas significativo. Es decir, a veces termino estando con mi alumno por mas de 30 minutos, pero su clase tuvo 30 minutos de instrucción. No, no lo llevo con cronómetro, pero siempre estoy pendiente del reloj.

Cuadernos Bamboo paper

Tengo un cuaderno para cada uno de mis alumnos, ahi hago anotaciones, fechas, qué fue lo que vimos, etc. No es muy estructurado, simplemente es una bitácora que me ayuda a recordar lo que hicimos. Antes de la clase con cualquiera de mis alumnos o grupos veo esa bitácora, para recordar “en donde nos quedamos”. Es diferente que seguir la planeación anual, porque cada clase voy cumpliendo con mis objetivos, pero la forma en que hablamos de ellos va siendo diferente, el personaje que mis alumnos conocen en cada clase es diferente para cada quien y como doy clases en primaria, secundaria y tengo alumnos profesionales, me gusta ser congruente en como me presento ante ellos.

La “preparación” me toma bastante tiempo, y lo escribo entre comillas, porque se podría pensar que preparo el material, y planeo el paso a paso de la clase, pero eso es la planeación, la preparación es diferente, porque el alumno tendrá algo que hacer que me hará cambiar mi planeación, así que yo sólo pienso en lo que querré enseñarle hoy para que pueda seguir mejorando su entendimiento del fenómeno musical, pero depende de lo que el me diga avanzaremos de distintas maneras. Trato de prepararme al menos una hora antes, en la que ya no tendré que hacer nada, mas que meditar, respirar y quizá preparar el aspecto técnico de la clase (si es en linea, preparar audio e iluminación). Lo importante, es que cuando mí alumno aparezca, yo esté 100% con ella o el, y que además lo haya estado durante los últimos 30 minutos al menos. No me gusta llegar corriendo, o sentir que así sucede, porque me tardo un buen rato en meterme en la misma sintonía con mi estudiante.

La idea principal es entonces, conectar con tu estudiante desde el primer minuto y no sólo preguntando: ¿Cómo estás? sino ¿Qué haz hecho hoy? ¿Cómo sigues de la gripa que tuviste la semana pasada? etc. Piensa en tu estudiante. Piensa en ti como estudiante y que es lo que mas recuerdas de tu relación con tu maestra o maestro de instrumento. ¿Cuándo se volvió verdaderamente significativa? Una vez que recuerdes esto, trata de ofrecérselo a tus estudiantes, sin querer ser como tu maestra o maestro, se tu misma, auténtica y no dejes de serlo porque eso es precioso para tus alumnos.

Hanoi, Vietnam. Abril, 2022

Categorías UncategorizedEtiquetas , , ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close