Minna Keal y su vida al revés

Por Fabiola Rodea Loza

Minna Keal no fue solo una de las mejores compositoras contemporáneas que nos regaló el siglo pasado, fue y sigue siendo inspiración, una mujer decidida a la que la edad no mermó sus sueños, a la que cuando llegó su momento fue en grande y nos regaló ese sentir de saber que todo se puede lograr.

Nacida en Londres en 1909, hija de inmigrantes Rusos, en un hogar en el que hablaba Ídish Minna descubrió la música con su  madre que cantaba canciones folclóricas judías y su tío que tocaba el violín, lo cual la llevo a su pasión, la música. 

En 1928 a sus 19 años decidió estudiar composición formalmente en la Royal Academy of Music pero su padre lamentablemente murió y ella  abandonó la carrera para poder trabajar y ayudar a su familia. Con esto se despidió de la música por mas de cuarenta años.

En 1939 se unió al partido comunista y en 1957 abandonó la militancia debido a la invasión de Hungría. Se casó dos veces y tuvo un hijo.

Durante la guerra montó una organización para sacar niños judíos de Alemania.

Creí que estaba llegando al final de mi vida, pero ahora siento como si estuviera empezando. Es como si estuviera viviendo mi vida al revés

Minna Keal (1989)

La mayor parte de su vida trabajó de secretaria, durante este tiempo se dedicó también a dar clases de piano, cuando se jubiló a los sesenta años, casi por casualidad, decidió retomar su carrera de música que tanto tiempo tuvo en pausa.

Uno de sus alumnos de piano sería examinado por Justin Connolly compositor y profesor del Royal College of Music, el cual al escuchar la buena ejecución de su alumno al instrumento y escuchar tan buenas composiciones pidió ver mas del trabajo de Minna el cual ella ya había archivado.

Al revisar su trabajo y conocer a Minna le pidió que considerara retomar su carrera y para 1975 Minna ya era alumna de Connolly, primero retomó las clases de música y después estudió composición para convertirse en una de las mejores compositoras contemporáneas europeas.

Su Cuarteto de Cuerdas, Op. 1, se completó en 1978 y se estrenó por primera vez en 1989. The Wind Quintet, Op. 2, seguida en 1980. Después de tomar lecciones con Oliver Knussen en 1982, completó su Sinfonía de cuatro movimientos, Op. 3, interpretada como una emisión de la BBC en 1988 y en los BBC Proms en 1989. Cantilación para violín y orquesta, op. 4, se completó en 1988 y se interpretó por primera vez en 1991. Entre 1988 y 1994 trabajó en el Concierto para violonchelo, op. 5, que posteriormente fue grabado por Alexander Baillie y la BBC Scottish Symphony Orchestra, dirigidos por Martyn Brabbins para el sello NMC. En el mismo disco se encuentra su Balada (1929) para violonchelo y piano, en la que Alexander Baillie está acompañado por la pianista Martina Baillie.

Su primera sinfonía fue estrenada en 1989 en los BBC proms, conciertos que se celebran una vez al año en el Royal Albert Hall de Londres y fue un éxito total, Minna tenia ochenta años y desde ese momento hasta su muerte se dedicó a la música.

“Creí que estaba llegando al final de mi vida, pero ahora siento como si estuviera empezando. Es como si estuviera viviendo mi vida al revés” dijo tras estrenar en los Proms.

Categorías UncategorizedEtiquetas ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close